El contrato a laboral a término indefinido es aquel en el que se contrata una persona (trabajador) para que bajo las directrices u órdenes de su empleador, ejecute una actividad personal, recibiendo a cambio un salario o contraprestación por su labor. 

Se considera indefinido, ya que no se pacta entre el trabajador y empleador un plazo o término de duración. Frente a ello, hay que aclarar que si en un contrato laboral escrito no se pacta su duración, este se presumirá a término indefinido, así como sucede en los contratos laborales verbales.  

Adicional a ello, por ser un contrato laboral, deben reconocerse a favor del trabajador las primas de junio y diciembre, las cesantías y sus intereses, las vacaciones, y los aportes a salud, pensión y riesgos laborales. 

Respecto a su terminación, esta puede ser de mutuo acuerdo entre el empleador o trabajador, o justificarse por parte del empleador, en alguna de las causales del artículo 62 literal A, del Código Sustantivo del trabajo. De igual manera, el trabajador puede renunciar libremente en cualquier momento, sin previo aviso al empleador.