Según el artículo 22 del Código Sustantivo del Trabajo, el contrato de trabajo es aquel por el cual una persona natural se obliga a prestar un servicio personal a otra persona, natural o jurídica, bajo la continuada dependencia o subordinación de la segunda y mediante remuneración

Esto quiere decir que en el contrato laboral existen dos partes, el empleado y empleador, quienes a través de un contrato, o un acuerdo verbal o escrito, pactan que el trabajador prestará un servicio de manera personal, es decir, asistiendo a las instalaciones del empleador por sí mismo, aceptando órdenes o directrices del empleador, y recibiendo a cambio de sus servicios, una remuneración o salario. 

Por su parte, el contrato de prestación de servicios es un acuerdo verbal o escrito de naturaleza civil, mediante el cual un contratista, se obliga a prestar un servicio a favor del contratante, recibiendo a cambio una contraprestación u honorarios por su actividad. Lo anterior, sin que el contratista esté bajo una continua y completa subordinación por parte del contratante. 

Entonces, las diferencias entre los dos contratos radican en: 

  • Su naturaleza: El contrato de trabajo es de naturaleza laboral, mientras que el contrato de prestación de servicios es de naturaleza civil o comercial. 
  • Prestación del servicio: En el contrato laboral se requiere que el trabajador preste su servicio de manera personal, en cambio en el contrato de prestación de servicios la presencia del contratista de manera continua, ciñéndose a un horario no es necesaria, ni debe exigirse. 
  • Contraprestación: En los contratos laborales se reconoce el al trabador por su labor un salario, mientras que en el contrato de prestación de servicios se paga a favor del contratista unos honorarios. 
  • Subordinación: Dentro del contrato de trabajo, el empleado está bajo la continua subordinación del empleador, es decir que recibe órdenes y directrices del mismo para desarrollar su labor. Por su parte, en un contrato de prestación de servicios, el contratista realiza su actividad recibiendo algunas pautas por parte del contratante, sin perder su libertad para ejecutar la actividad. 
  • Horario: En los contratos laborales, el empleado cumple regularmente un horario de ingreso y de salida que no puede sobrepasar las 8 horas diarias. Mientras que en el contrato de prestación de servicios, el contratista no está normalmente sujeto a un horario. Sin embargo, sí se puede pactar entre contratante y contratista un rango horario para desarrollar las actividades. 
  • Roles: Normalmente un contrato de prestación de servicios, se utiliza para contratar personas que ejercen una profesión liberal. Como por ejemplo los abogados y contadores. 

PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE LOS CONTRATOS

CONTRATO DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS CONTRATO LABORAL 
  • La labor encomendada que se va a prestar será específica y se desarrolla de acuerdo a la experiencia y capacidad de la persona.
  • No existe subordinación. Es decir, el contratista es independiente en su labor.
  • Se pactan honorarios dependiendo de la experiencia y conocimiento del contratista.
  • No hay pago de prestaciones sociales, estas la asume el contratista
  • No habrá un periodo de prueba.
  • Esta labor se presenta en favor y en beneficio del empleador.
  • Existe una subordinación directa del empleador.
  • Se genera un salario, de acuerdo a la labor a realizar.
  • Se tiene derecho a prestaciones sociales (Salud, pensión, ARL, Caja de Compensación).
  • Dependiendo del tipo de contrato, se establece un periodo de prueba.